Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Jesucristo’ Category

En tiempos de Jesús, los fariseos tenían una visión de la ley y entendían que todos los que no seguían sus prácticas estaban condenados, hablaban de su perfección moral, observaban estrictamente las disposiciones de la ley, pero su corazón estaba lejos de Dios. La Torah no era ser fiel a la Palabra. Estos hombres entendían la religiosidad en sentido ritual.

A Jesús, además de las obras, le importa también la verdadera sencillez en la intención. Por eso nos invita a revelarnos contra toda forma de hipocresía, de tal manera que nuestras acciones correspondan con nuestras palabras, pensamientos y sean fruto de la acción de Dios en nosotros. Hemos de orientar constantemente nuestro corazón a Dios y preocuparnos más de su mirada que de la de los hombres. ¿cómo está siendo mi vida a los ojos de Dios?, y no preguntarnos ¿qué pensarán los demás si respondo o actúo de esa u otra manera?.

La condena de Jesús a los fariseos en el Evangelio nos enseña también que a Él no vino a juzgar y tampoco desea que nosotros estemos juzgando continuamente a los demás, que seamos despectivos y excesivos en el celo y en el trato con los otros, o que los midamos de acuerdo a nuestros criterios y forma de ver la vida. No nos permitamos despreciar a nuestro prójimo, sea cual sea su condición, clase, profesión de fe, orientación sexual… En nuestro examen de conciencia preguntémonos si practicamos también la caridad de pensamiento hacia los demás.

En todos nuestros ambientes ofrezcamos a los demás un trato personal, directo, acogedor y lleno de caridad, a ejemplo de Cristo. Nada contagia tanto como el amor auténtico, hecho disponibilidad y entrega a los demás. Jesús, concédeme amarte de manera auténtica y sincera, de tal manera que pueda amar también a los demás, con total desinterés y donación, como gesto de conversión y dador de vida buscando lo mejor para todos y hacer siempre tu voluntad y no la mía.

Señor, dame un corazón sencillo y sincero.

Read Full Post »

No quisiera yo que fueras uno más de esos ’cristianos’ que hacen las cosas sin saber por qué.

El programa que nos traza la Iglesia en el día del comienzo de la Cuaresma se fija menos en la significación de la imposición de la ceniza que en las palabras que la acompañan en algunas regiones: «Convertíos y creed en el Evangelio».

Convertirse quiere decir volverse hacia Dios. Supone más un dirigirse hacia Alguien que llama que un desprenderse del egoísmo y optar por una nueva concepción de la vida. Para acoger un mensaje, hay que elevar ante todo los ojos hacia el mensajero.

Por este motivo, Jesús hizo una llamada a la conversión en el momento en que iba a anunciar a los hombres la Buena Nueva del Reino de Dios, y Pedro reitera esa misma llamada el día de Pentecostés. La conversión, a la que somos invitados, consistirá, ante todo en una intensificación de nuestra relación personal con Jesús.

El miércoles de ceniza es el primer día de la Cuaresma en el calendario católico, protestante y anglicano. Sucede 46 días antes de Pascua, aunque se considera que la Cuaresma tiene 40 días de duración, ya que no se cuentan los domingos. Este día cae en diferentes fechas año a año, de acuerdo a la fecha móvil de Pascua, en la que se buscar la coincidencia de la Semana Santa con la primera Luna Llena posterior al Equinoccio de Primavera. No es causal ver la luna llena (o casi) todos los Jueves Santo.

Este día, que es para los católicos día de ayuno y abstinencia, igual que el Viernes Santo, se realiza la colocación de la ceniza a los fieles que asisten a la Santa Misa. Estas cenizas se elaboran a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramosdel año anterior, y son bendecidas y colocadas sobre la cabeza o la frente de los fieles como signo de la caducidad de la condición humana, como signo penitencial (ya usado desde el Antiguo Testamento) y de conversión, que debe ser la nota dominante durante toda la Cuaresma.

Es una gran oportunidad, tanto para los sevillanos como para los visitantes cristianos, tener un lugar para la oración en pleno centro de la ciudad. Así,a partir del próximo 17 de febrero, Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma, habrá un horario continuo desde la ocho de la mañana hasta la nueve de la noche. Por tanto, la Catedral estará abierta trece horas al día como espacio de encuentro con el Señor en la oración y en los sacramentos.

El Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de Sevilla y el párroco del Sagrario han establecido un acuerdo a fin de facilitar a los fieles aún más los horarios para la oración y visita al Santísimo Sacramento durante el día, en el templo principal.

Este horario será compatible con el ya establecido para la visita cultural que se realiza al primer templo de la Archidiócesis

Los lugares y horarios quedan distribuidos de la siguiente forma:

  • De 8.00 a 11.00 de la mañana, estarán abiertas la Capilla Mayor y Capilla Real.
  • De 11.00 a 14.00 horas y, desde las 16.00 a las 19.00 horas, permanecerá abierta la Capilla Real (los sábados hasta las 21 horas).
  • De 11.00 a 21.00 horas, la Parroquia del Sagrario

Read Full Post »

Para que no caigan en el olvido, para que no sea necesario un terremoto, para darnos cuenta de cuanta gente sufre la pobreza día, tras día… Para que nuestras oraciones lleguen también en esta cuaresma que mañana comienza hasta ellos.

Read Full Post »

La Fe viene por el oír. No escuchando sermones religiosos o tradiciones humanas y falsos profetas. No escuchando cualquier cosa que la gente diga que tal vez Dios dice, sino escuchando la Palabra de Dios, lo que Dios mismo dice. Hoy en día hay millones de personas que creen saber lo que Dios dice y piensa, ya sea porque lo imaginan pensando determinada cosa o porque un religioso les dijo que Dios así piensa o incluso porque su iglesia así lo dice. Bueno, la verdad del asunto es que cada enseñanza debe ser probada conforme a la Palabra de Dios, el Evangelio. Yo crecí en la creencia de que la gente de iglesia decían de Dios, tras una larga lista de que sí puedes o que no debes hacer y que no tienen relación alguna con la vida, que estabas en pecado y faltabas a tu fe. Y aún así tenía la sensaciòn cuando rezaba de sentir a Dios cerca. Pero cuando este niño se hizo adolescente y no obtuvo ninguna respuesta a algunas de mis preguntas, Dios se convirtió en algo así como un interrogante para la vida. Pero de algún modo creía en el Evangelio, aunque siempre lo había leído con interés pero reserrvado su conocimiento para curas y monjas. También estaba en búsqueda de la verdad, el significado de la vida, pero sin ningún resultado claro. Ver para creer. Cualquier cosa que intentaba, aunque me resultara, me dejaba algo vacío. Un día a los 21 años, frustrado por los continuos fallos en mis intentos de encontrar algún sentido, le pedí a Dios que me perdonara por varias cosas tontas que había hecho y por el hecho de que nunca le había puesto verdadera atención. También le pedí, que si existía, que me encontrara. En menos de una semana, un viejo amigo mío, sin saber nada, me dijo que estaba pensando en la idea de montar en el colegio un grupo de oración. ¡Buena idea! Este será el momento de encontrame con la Fe y la Palabra. Un todo en Uno. Ahí vi gente con Biblias en la mano que hablaban de cómo hacerse hijos de Dios, también hablaban sobre ser salvos por fe, sin obras, sobre una relación real y personal con Dios, de que Dios era mi papi. Sobre un Dios a quien podría pedir y recibir de Él, buscarlo y encontrarlo. Me expusieron un Dios VIVO en vez del típico dios muerto de las tradiciones humanas, y por supuesto sevillanas; me dije: ¡“ésto es demasiado bueno”! ¡Incluso me pareció revolucionario! Pero es verdad, pensé, especialmente porque se ve tan opuesto a lo que la iglesia tradicional dice. Decidí probarlo así y así seguimos creciendo en el conocimiento y la enseñanza de la Palabra de Dios.

Read Full Post »

Marcos 8, 27-35

Salió Jesús con sus discípulos hacia los pueblos de Cesarea de Filipo, y por el camino hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que soy yo?» Ellos le dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que uno de los profetas.» Y él les preguntaba: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro le contesta: «Tú eres el Cristo.» Y les mandó enérgicamente que a nadie hablaran acerca de él. Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar a los tres días. Hablaba de esto abiertamente. Tomándole aparte, Pedro, se puso a reprenderle. Pero él, volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro, diciéndole: «¡Quítate de mi vista, Satanás! porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres.» Llamando a la gente a la vez que a sus discípulos, les dijo: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará.


JOSÉ ANTONIO PAGOLA – SAN SEBASTIÁN (GUIPUZCOA).

Artículo de ECLESALIA, 09/09/09.- “El episodio ocupa un lugar central y decisivo en el relato de Marcos. Los discípulos llevan ya un tiempo conviviendo con Jesús. Ha llegado el momento en que se han de pronunciar con claridad. ¿A quién están siguiendo? ¿Qué es lo que descubren en Jesús? ¿Qué captan en su vida, su mensaje y su proyecto?

Desde que se han unido a él, viven interrogándose sobre su identidad. Lo que más les sorprende es la autoridad con que habla, la fuerza con que cura a los enfermos y el amor con que ofrece el perdón de Dios a los pecadores. ¿Quién es este hombre en quien sienten tan presente y tan cercano a Dios como Amigo de la vida y del perdón?

Entre la gente que no ha convivido con él se corren toda clase de rumores, pero a Jesús le interesa la posición de sus discípulos: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». No basta que entre ellos haya opiniones diferentes más o menos acertadas. Es fundamental que los que se han comprometido con su causa, reconozcan el misterio que se encierra en él. Si no es así, ¿quién mantendrá vivo su mensaje? ¿qué será de su proyecto del reino de Dios? ¿en qué terminará aquel grupo que está tratando de poner en marcha?

Pero la cuestión es vital también para sus discípulos. Les afecta radicalmente. No es posible seguir a Jesús de manera inconsciente y ligera. Tienen que conocerlo cada vez con más hondura. Pedro, recogiendo las experiencias que han vivido junto a él hasta ese momento, le responde en nombre de todos: «Tú eres el Mesías».

La confesión de Pedro es todavía limitada. Los discípulos no conocen aún la crucifixión de Jesús a manos de sus adversarios. No pueden ni sospechar que será resucitado por el Padre como Hijo amado. No conocen experiencias que les permitan captar todo lo que se encierra en Jesús. Solo siguiéndolo de cerca, lo irán descubriendo con fe creciente.

Para los cristianos es vital reconocer y confesar cada vez con más hondura el misterio de Jesús el Cristo. Si ignora a Cristo, la Iglesia vive ignorándose a sí misma. Si no lo conoce, no puede conocer lo más esencial y decisivo de su tarea y misión. Pero, para conocer y confesar a Jesucristo, no basta llenar nuestra boca con títulos cristológicos admirables. Es necesario seguirlo de cerca y colaborar con él día a día. Ésta es la principal tarea que hemos de promover en los grupos y comunidades cristianas.”

Read Full Post »

Mi Señor y mi Dios, dame tu paz y tu poder, para que pueda agradarte en todos mis actos, aceptar mis condiciones actuales y futuras que bondadosamente planeas.


Señor Jesús, renuévame totalmente, porque sé que es ésta tu voluntad para mí ahora.

Te agradezco, mi Señor y mi Dios, porque me estás curando y ungiendo con tu poder infinito y tu eterno amor, que cura y salva.

Te agradezco tu gran interés por mí, porque sé que tu salvación se extiende a todas las áreas de mi ser para curarme.
Amén.

Dios te salve María…

Read Full Post »

Día a día voy reencontrándome con la oración como medio de estar cerca de Dios. Creo que es la manera, porque lo estoy viviendo así, de poder estar atento de Dios. Porque solo Dios nos habla si estamos atentos en la oración y oramos con atención, con profundidad. Estoy creciendo en el amor de Dios, en el amor a Dios.
Señor, cuántos momentos de oración me has concedido contigo; cuántos momentos de amor hemos compartido contigo y con los demás desde tu amor. Pero, ¡¡¡cuánto me falta todavía corresponderte e imitarte!!!. Gracias por tu paciencia en aquellos momentos en los que no supe estar atento, sordo y ciego.
Te pido tu gracia para hoy en la oración de todos los orantes del mundo, para que el sueño de un solo pueblo de Israel se haga realidad.

Read Full Post »

Older Posts »