Feeds:
Entradas
Comentarios

Ven y comparte tu alegría de Dios con nosotros.

Fecha:
Sábado, 13 de marzo de 2010
Hora:
12:00 – 20:00
Lugar:
Finca “La Lapa” (Complejo La Almenara). Ctra. Guillena-Burguillos, Km. 0,3

Descripción

Organizada por el Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Sevilla

Colabora con una buena causa y disfruta de un día de campo con almuerzo, juegos, columpios, sorteos, paseos a caballo, tirolina, campeonato de futbito, etc.

Venta de entradas e información:
Secretariado Diocesano de Cursillos de Cristiandad.

c/ Segovias, 2. Sevilla. Tf.: 954216823

Marcos 8, 27-35

Salió Jesús con sus discípulos hacia los pueblos de Cesarea de Filipo, y por el camino hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que soy yo?» Ellos le dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que uno de los profetas.» Y él les preguntaba: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro le contesta: «Tú eres el Cristo.» Y les mandó enérgicamente que a nadie hablaran acerca de él. Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar a los tres días. Hablaba de esto abiertamente. Tomándole aparte, Pedro, se puso a reprenderle. Pero él, volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro, diciéndole: «¡Quítate de mi vista, Satanás! porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres.» Llamando a la gente a la vez que a sus discípulos, les dijo: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará.


JOSÉ ANTONIO PAGOLA – SAN SEBASTIÁN (GUIPUZCOA).

Artículo de ECLESALIA, 09/09/09.- “El episodio ocupa un lugar central y decisivo en el relato de Marcos. Los discípulos llevan ya un tiempo conviviendo con Jesús. Ha llegado el momento en que se han de pronunciar con claridad. ¿A quién están siguiendo? ¿Qué es lo que descubren en Jesús? ¿Qué captan en su vida, su mensaje y su proyecto?

Desde que se han unido a él, viven interrogándose sobre su identidad. Lo que más les sorprende es la autoridad con que habla, la fuerza con que cura a los enfermos y el amor con que ofrece el perdón de Dios a los pecadores. ¿Quién es este hombre en quien sienten tan presente y tan cercano a Dios como Amigo de la vida y del perdón?

Entre la gente que no ha convivido con él se corren toda clase de rumores, pero a Jesús le interesa la posición de sus discípulos: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». No basta que entre ellos haya opiniones diferentes más o menos acertadas. Es fundamental que los que se han comprometido con su causa, reconozcan el misterio que se encierra en él. Si no es así, ¿quién mantendrá vivo su mensaje? ¿qué será de su proyecto del reino de Dios? ¿en qué terminará aquel grupo que está tratando de poner en marcha?

Pero la cuestión es vital también para sus discípulos. Les afecta radicalmente. No es posible seguir a Jesús de manera inconsciente y ligera. Tienen que conocerlo cada vez con más hondura. Pedro, recogiendo las experiencias que han vivido junto a él hasta ese momento, le responde en nombre de todos: «Tú eres el Mesías».

La confesión de Pedro es todavía limitada. Los discípulos no conocen aún la crucifixión de Jesús a manos de sus adversarios. No pueden ni sospechar que será resucitado por el Padre como Hijo amado. No conocen experiencias que les permitan captar todo lo que se encierra en Jesús. Solo siguiéndolo de cerca, lo irán descubriendo con fe creciente.

Para los cristianos es vital reconocer y confesar cada vez con más hondura el misterio de Jesús el Cristo. Si ignora a Cristo, la Iglesia vive ignorándose a sí misma. Si no lo conoce, no puede conocer lo más esencial y decisivo de su tarea y misión. Pero, para conocer y confesar a Jesucristo, no basta llenar nuestra boca con títulos cristológicos admirables. Es necesario seguirlo de cerca y colaborar con él día a día. Ésta es la principal tarea que hemos de promover en los grupos y comunidades cristianas.”

Aunque el hombre puede dirigirse a Dios de muy diversos modos y en todos los lugares y circunstancias, dada su limitación, elige unos lugares, unos objetos, unas expresiones, que consagra o dedica a Dios en exclusiva y que, por ello, se hacen sagrados.

En el Nuevo Testamento, creer es RECONOCER que todas las promesas de Dios se han cumplido en Jesús.
El Padrenuestro en su primera parte hace referencia a Dios y pide que se cumpla entre nosotros el primer gran mandamiento de la Ley:
  • Vosotros rezad así: Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo- (Mt. 6, 9-10)
En la oración cristiana cuentan también los hombres. Por eso, la segunda parte del Padrenuestro hace referencia a distintas necesidades humanas:
  • Danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno» (Mt. 6, 11-13)
(Con vosotros está. Catecismo para preadolescentes, página 325. Se citará C.v.e.)
Las formas más elementales de lenguaje religioso son las profesiones de fe más sencillas, los himnos litúrgicos, las jaculatorias y las expresiones de alabanza.

Mi Señor y mi Dios, dame tu paz y tu poder, para que pueda agradarte en todos mis actos, aceptar mis condiciones actuales y futuras que bondadosamente planeas.


Señor Jesús, renuévame totalmente, porque sé que es ésta tu voluntad para mí ahora.

Te agradezco, mi Señor y mi Dios, porque me estás curando y ungiendo con tu poder infinito y tu eterno amor, que cura y salva.

Te agradezco tu gran interés por mí, porque sé que tu salvación se extiende a todas las áreas de mi ser para curarme.
Amén.

Dios te salve María…

Día a día voy reencontrándome con la oración como medio de estar cerca de Dios. Creo que es la manera, porque lo estoy viviendo así, de poder estar atento de Dios. Porque solo Dios nos habla si estamos atentos en la oración y oramos con atención, con profundidad. Estoy creciendo en el amor de Dios, en el amor a Dios.
Señor, cuántos momentos de oración me has concedido contigo; cuántos momentos de amor hemos compartido contigo y con los demás desde tu amor. Pero, ¡¡¡cuánto me falta todavía corresponderte e imitarte!!!. Gracias por tu paciencia en aquellos momentos en los que no supe estar atento, sordo y ciego.
Te pido tu gracia para hoy en la oración de todos los orantes del mundo, para que el sueño de un solo pueblo de Israel se haga realidad.

Es la primera vez que en mi blog hago un un comentario que mezcla fe y política. No es mi estilo, pero esta vez ya no callo. Es muy triste ver como un presidente del gobierno, representante de un pueblo, y aún siendo invitado a una jornada de oración universal (meditación, reflexión, comunión orante…) es un ciego profundo en el campo espiritual, con una “fe” débil (por no decir nula) y consecuentemente con una esperanza mortecina y una caridad estrecha. ¿Cómo cree usted que el pueblo español tenga fe y esperanza en los que nos gobiernan?

Sólo pedir al Señor que los que lo estamos pasando mal en esta situación en la que nos han metido los poderes económicos, políticos e internacionales nos mantenga una fe viva, ardiente y luminosa. Y a los gobernantes, hoy siervos inútiles, les toque Dios su corazón y haga que se abran los ojos del espíritu para poder re-conocer a su Dios y amarlo como siempre lo quiso Dios del pueblo de Israel.